Ajedrez - antoniomartel.com

Archivos de Autor: Antonio Martel

Nueva ganadora en el sorteo de un ejemplar de Gestión de proyectos – Agilidad en la práctica

Ángela Padrón (@AngMartina) ha resultado ser la nueva ganadora en el sorteo de un ejemplar de mi libro, Gestión de proyectos – Agilidad en la práctica.

Se han recopilado todos los likes/comentarios al anuncio del sorteo en Twitter y LinkedIn, y se han añadido los nuevos suscritos a mi blog. De entre todos ellos ha salido Ángela ganadora con el número 170.

Enhorabuena!

Captura de pantalla del número al azar que resultó ganador del sorteo
Número al azar que resultó ganador del sorteo

Nuevo sorteo del libro Gestión de proyectos: Agilidad en la práctica

Entre todos aquellos que me sigan en twitter (_antoniomartel) o se suscriban a este mi blog entre hoy y el próximo domingo 17 de noviembre, participarán en un nuevo sorteo de mi libro Gestión de proyectos: Agilidad en la práctica. Si haces las dos cosas, tendrás dos participaciones en el sorteo.

Para suscribirte a mi blog, puedes acceder a la columna derecha de antoniomartel.com y dejar tu correo en la casilla de suscripción, pero también puedes aprovechar para obtener una copia gratis del libro Curso práctico de Scrum. Además de obtener el pdf, estarás suscribiéndote a este blog y participando en el sorteo.

No dejes de pasarte por la sección de artículos del blog o el enlace al curso para la certificación Professional Scrum Master I.

¡Suerte en el sorteo!

Libro Gestión de proyectos: Agilidad en la práctica de la colección Manuales Imprescindibles de Anaya Multimedia

El síndrome de la esfinge

Forma parte de la cultura popular el trol en los juegos de rol y películas de ficción que no te deja pasar el puente si no le respondes adecuadamente su acertijo. Si no hay respuesta correcta, no hay manera de cruzar al otro lado.

Ya desde la Antigua Grecia, existía el convencimiento de que a los muertos había que enterrarlos con una moneda bajo la lengua. De esta manera podrían pagar a Caronte, el gruñon barquero que los cruzaría al otro lado del río Aqueronte, evitando así que su alma vague durante cien años por el infierno.

También en la mitología griega, el monstruo Esfinge, un ser con rostro de mujer, cuerpo de león y alas de pájaro, mataba a todo aquel que no respondiera correctamente a su pregunta: «¿Cuál es el animal que cuando es joven camina a cuatro patas, a dos cuando es adulto y a tres cuando es mayor?».

¿No te has sentido así alguna vez cuando recurres a algún profesional para pedirle algo y actúa como la Esfinge? «Debes pedírmelo con tres semanas de antelación, para que pueda prepararlo», te dirá molesto por tus prisas.

Cuando la próxima vez, preocupado por no incomodar, acudas a él o ella con tiempo suficiente, probablemente te diga con evidentes signos de enfado: «¡Pero si no me has puesto el nombre del solicitante en el formulario!»

En situaciones similares, después de hacerte esperar las tres semanas de rigor, te manifiesta: «Esto no puedo hacerlo, no es seguro. Necesito la aprobación de tu responsable, el mío y el de la directora de esta cuenta». Aún así cree que no debería hacerse y que sería mejor dejar las cosas como están. Por lo menos tiene la tranquilidad de que la responsabilidad no será suya. Y así lo hará saber a todo el mundo.

Todo es un riesgo demasiado grande y requiere de innumerables controles. El responsable de seguridad, el de compliance, el auditor de cuentas o el fiscal, todos los que son consultados tienen alguna pega que poner. Deben tener en cuenta cada minúsculo detalle, aunque con ello vuelvan de revés toda la empresa. Despues de todo, ¿para qué si no están allí? Algo tendrán que decir.

En algunos casos parece ser una necesidad de sentirse importantes o valorados por sus aportaciones. ¿Dónde estaría ahora la empresa si no estuviesen ellos allí para advertir del grave riesgo que se corre a cada paso que se da? En otros es más parecido al miedo al cambio. Todo debe permanecer igual, ¿para qué cambiar si puede haber algún riesgo?, «La manera en que se ha hecho todo en los últimos veinte años no ha ido tan mal, ¿por qué cambiar?».

Algo podría no ir bien, y entonces estarán ellos allí para recordárnoslo. Resaltarán solo esa parte, lo que funcionó y nos llevó por nuevos derroteros, no será algo que destaquen tanto.

Si quieres leer más historias como esta, puedes encontrarla en mi nuevo libro Gestión de proyectos: Agilidad en la práctica o en mi blog antoniomartel.com.

Referencias:

Charlas en Valencia: fotos y presentaciones

Cómo seguramente ya sabrán, estuve el pasado miércoles y jueves, 30 y 31 de octubre, impartiendo unas charlas en al ciudad de Valencia, España, y presentando mi último libro con Anaya: Gestión de proyectos, Agilidad en la práctica.

Muchas gracias a la Cátedra Sothis de Transformación Digital de la Universidad Politècnica de València y a Mobiliza Academy por invitarme a sus instalaciones y abrirme las puertas al público valenciano.

Comparto con ustedes los enlaces a las dos presentaciones que realicé:

Dejo aquí también algunas fotos de las dos charlas para que se hagan una idea de cómo fue:

Charla en Las Naves, Valencia, por Antonio Martel
Charla en Las Naves, Valencia: Agile works!
Charla en Las Naves, Valencia, por Antonio Martel
Charla con la Cátedra Sothis de Transformación Digital, por Antonio Martel
Charla en Las Naves, Valencia, por Antonio Martel

Charla con la Cátedra Sothis de Transformación Digital, por Antonio Martel
Charla en Las Naves, Valencia, por Antonio Martel, con Rafael Monterde

Charla con la Cátedra Sothis de Transformación Digital, por Antonio Martel
Charla Cómo sobrevivir a la implantación de Scrum y presentación del libro Gestión de proyectos, Agilidad en la práctica con Mobiliza Academy
Charla Cómo sobrevivir a la implantación de Scrum y presentación del libro Gestión de proyectos, Agilidad en la práctica con Mobiliza Academy
Charla Cómo sobrevivir a la implantación de Scrum y presentación del libro Gestión de proyectos, Agilidad en la práctica con Mobiliza Academy
Charla Cómo sobrevivir a la implantación de Scrum y presentación del libro Gestión de proyectos, Agilidad en la práctica con Mobiliza Academy
Charla Cómo sobrevivir a la implantación de Scrum y presentación del libro Gestión de proyectos, Agilidad en la práctica con Mobiliza Academy
Charla Cómo sobrevivir a la implantación de Scrum y presentación del libro Gestión de proyectos, Agilidad en la práctica con Mobiliza Academy

Trabajando con incompetentes

Si te saltaste todas las páginas de este libro para acceder a este capítulo, tienes un problema, quizás tú seas el incompetente.

De esta forma, más o menos, comienza el libro de Gabriel Ginebra, Gestión de incompetentes[1]. Fue una frase que me chocó cuando la leí nada más comenzar el libro. Reconozco que cuando vi el título del libro me llamó la atención inmediatamente y lo compré para leerlo.

El libro me hizo pensar si era yo el verdadero incompetente, el que no podía sacar los proyectos adelante. Todos tenemos nuestra forma de hacer las cosas, una forma que nos llevó a que nos colocaran en puestos de responsabilidad, pero no estaba seguro de que supiese llevar equipos de trabajo o si lo estaba haciendo realmente mal y encima les culpaba.

Cuando te toque trabajar en equipo o ayudarles a que sean más productivos, vas a tener que colaborar con todo tipo de compañeros; quizás unos más hábiles que otros, pero no tan exhaustivos como otros en su trabajo. Tendrás toda una gama de colores dentro de la productividad, calidad del trabajo, rendimiento, facilidad de trato o actitud. Nunca tendrás al equipo perfecto que trabaja sin desmayo y lo resuelve todo en minutos.

Tu empresa no es Google: no podrá tirar de talonario y dar condiciones de jeque árabe para contratar solo a los mejores. Aun así, aunque tuvieses muchísimo dinero, no podrás contar con todos ellos, nunca serán suficientes. Siempre habrá quien prefiera seguir trabajando donde está porque ya le pagan bien. Gente que va a la oficina cada día porque está contento con su jefe o con lo buena que es la comida en el bar de abajo y las charlas que tiene allí con sus compañeros.

Lamentablemente, el talento no crece debajo de los árboles. En cada rincón del país, en cada zona del mundo, alguien tiene la genial idea de crear un nuevo Silicon Valley. Se construye un campus enorme, se crean varios edificios muy modernos y se subvenciona fuertemente a las empresas que allí se sitúen. Sin embargo, pocas de estas iniciativas llegan a tener cifras de relevancia. Simplemente, no hay tanta gente con talento e iniciativa como para tener un Silicon Valley en cada ciudad del mundo. El talento está limitado.

Pero tu trabajo no es ese, trabajar con los mejores puede hacerlo cualquiera. Lo difícil es obtener el mejor rendimiento de los colaboradores y ese rendimiento solo se obtiene si se facilita la cooperación, la armonía, la tranquilidad y la productividad. Quejarse amargamente de que tus compañeros no son unos genios de la ingeniería o el diseño, no te va a ayudar.



Este es un extracto del libro Gestión de proyectos: Agilidad en la práctica. Si quieres conocer más sobre este o algún otro de mis libros. Haz clic en la imagen para dirigirte a Amazon:

Gestión de proyectos. Agilidad en la práctica.
Gestión de proyectos. Agilidad en la práctica.

[1] Ginebra, Gabriel: Gestión de incompetentes, Libros de Cabecera, 2012

Suscríbete