Sunday, 16 February 2014

Cómo hacer que las estimaciones digan lo que quieras

Tu cliente te ha pedido una estimación. Tiene una idea en la cabeza y quiere saber cuánto le costará y en cuanto tiempo lo tendrá. Él ha hecho sus propios cálculos y te comenta brevemente las cifras que tiene en la cabeza.

Llegas a la oficina y te reúnes con los técnicos más expertos en este tipo de proyectos. Después de darle unas cuantas vueltas llegas a un acuerdo con ellos sobre el tiempo y la dificultad en realizar este tipo de trabajo. Has tenido que convencerlos un poco para que no sean tan precavidos, después de todo no parece un proyecto difícil.

Aún así la cifra obtenida es muy superior a lo que el cliente había previsto. Además, si esa previsión fuese cierta no podrían cumplirse las fechas en las que se necesita el proyecto terminado. Necesitarás reducir esta estimación en al menos un 50%. Aquí tienes cómo hacerlo en 5 fáciles pasos:

  1. Ya lo has hecho antes. Ahora vas a tardar menos. Has hecho proyectos parecidos en otras ocasiones, seguro que se ha aprendido de los errores cometidos y los problemas que surgieron en otras ocasiones no tienen por qué pasar ahora (10% menos) ¿seguro que no ocurrirán otros problemas nuevos?
  2. El cliente ha dicho que quiere algo sencillo. No será tan difícil de hacer. Podremos hacer algo básico eliminando complejidades (10% menos). El cliente conoce bien su negocio y le parece fácil pero ¿y tú? ¿tienes todo el conocimiento del negocio del cliente?
  3. Vigilaremos mucho los costes. En otras ocasiones el proyecto no se ha supervisado correctamente pero esta vez estarás especialmente atento a cada hora empleada y no dejarás que se te vaya de las manos (10% menos)
  4. Pondremos a los mejores técnicos. Es un proyecto relevante para un cliente importante. Habrá que asignar a los mejores técnicos para el trabajo (10% menos) aunque aún no sabes si estarán disponibles en las fechas que los necesitas.
  5. Se hará un esfuerzo extra. Si fuese necesario y comprobásemos que no podemos cumplir con el tiempo previsto se pedirá a todos los implicados que hagan un esfuerzo adicional durante unas semanas. Si fuese necesario añadiremos incluso algún técnico adicional a mitad del proyecto para así acabar en plazos. (10% menos) Recuerda la Ley de Brooks: 'Añadir personal a un proyecto retrasado sólo hará que se retrase aún más'

Ya lo tenemos. Con solo un poco de trabajo hemos conseguido reducir la estimación inicial en un 50%. En realidad, para hacer que la estimación encaje en un presupuesto, nos hemos autoconvencido de que podemos hacer el trabajo en la mitad de tiempo. Lamentablemente las estadísticas muestran que los proyectos software tardan, en promedio, un 120% más del tiempo previsto inicialmente y que el costo final resulta ser un 100% más elevado que el que se calculó en la primera estimación.

Puedes ver más sobre estimaciones en:


Referencias: Estimaciones: errores comunes (Carlos Fontela)


Si te interesa saber más sobre la certificación, estimaciones, ventajas y desventajas de Scrum o cómo gestionar proyectos de forma ágil quizás te interese mi libro: Gestión práctica de proyectos con Scrum.



Si en cambio quieres poner a prueba tus conocimientos de Scrum haciendo un test en español antes de tomar el examen de scrum.org aquí tienes el Test no oficial de Scrum (aplicación realizada con Ruby on Rails y desplegada en Heroku).

Sunday, 9 February 2014

Más vale pedir perdón que pedir permiso

Hace unas semanas Borja Prieto tenía a bien publicarme un post invitado en el blog de desencadenado.com. Algo que le agradezco mucho porque en los tres días siguientes a la publicación las visitas a mi blog se multiplicaron por diez y el número de suscriptores por email se ha duplicado desde entonces. Incluso el tiempo medio por visita es considerablemente más alto incluso ahora, tres semanas después.

En esa entrada comentaba la importancia de tomar la iniciativa y no cruzarse de brazos cuando hay alguna tarea por resolver porque 'no es mi cometido', 'de eso se encarga otro' o 'no está en mi contrato'. Pueden leer la entrada en el blog de desencadenado: Más vale pedir perdón que pedir permiso.

Sigo el blog de Borja desde hace mucho tiempo. Si estás pensando montar una empresa o convertirte en un nuevo emprendedor les recomiendo encarecidamente seguir este blog. En él podrán encontrar artículos de interés. Muchos tanto como éstos:

También he asistido a algunos de los webinars de desencadenado.com o comprado alguna de sus píldoras formativas. El estilo directo que utiliza para explicar el asunto sin rodeos hace que merezca mucho la pena cada uno de sus vídeos.